Uruguay: el faro de Latinoamérica que se va apagando

URUGUAY | Derechos Humanos | Por Fernanda Olivar – Apenas tengo tiempo para detenerme a pensar, a descansar, a disfrutar y por momentos, creo que apenas tengo tiempo de respirar. Respirar es peligroso, igual que salir, igual que el contacto con otres. Respirar es peligroso. Bajo esa premisa se disfrazan mil y unas jugarretas políticas que no sé hasta qué punto estaban calculadas o si acaso, es puro azar.

Lo cierto, es que la civilización tal y como la conocemos está mutando y todo parece indicar que, si esta pandemia no estaba planificada, surgió en un momento óptimo a los intereses de las oportunistas hegemonías globales.

El giro a la derecha que se ha venido gestando mundialmente nos tenía hasta hace medio año atónitxs por el grado de virulencia con que se imponía en todo orden: las medidas económicas liberales reflotando descaradamente, las crisis sociales efervesciendo, los movimientos sociales manifestándose, las desigualdades, iniquidades e injusticias profundizándose, vimos la pobreza multiplicarse, vimos gente muriendo en los océanos, vimos gente detenida detrás de un muro viendo como la vida pasa para todes, menos para ellas…


Uruguay, fue descrito como “el faro de latinoamérica” por Angela Davis en su última visita en marzo de 2019.

Uruguay, fue descrito como “el faro de latinoamérica” por Angela Davis en su última visita en marzo de 2019. El país transitaba los últimos meses del gobierno de turno, encabezado por el Dr. Tabaré Vázquez. Luego de 15 años desde que el primer gobierno de izquierda de la historia del Uruguay independiente llegase al poder, y con él se consiguiera por ejemplo la aprobación de la ley de cuotas, Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, Sala de lactancia, Matrimonio igualitario, aprobación de la Ley de violencia hacia las mujeres basada en género con un artículo específico sobre violencia racial, entre otras cosas..

En siete meses ese panorama cambió rotundamente: en octubre del año pasado fueron las elecciones presidenciales, que debieron ir a balotaje dado que no se alcanzó la mayoría necesaria. La disputa fue dura, yo diría que más en términos de valores civiles y democráticos que en términos cuantitativos, pues, disputaban la presidencia dos proyectos político-filosóficos totalmente opuestos.

El del gobierno de turno, más signado por el socialismo y la centro izquierda bajo el cual en los últimos quince años Uruguay logró posicionarse como el país más estable económica y socialmente de la región, ya que su economía tuvo un franco avance y expansión llegando a tener un crecimiento sostenido; y el de la oposición signado por todos los matices habidos y por haber de derecha, liberal, conservadora, cuya idea de nacionalismo y sus formas de organización, más las alianzas de estas fuerzas políticas rápidamente aportaron al resurgimiento de células aparentemente inexistentes en el Uruguay contemporáneo: grupos de ultraderecha con proyectos político-ideológicos muy cercanos al nazismo, cuyos discursos de odio desparraman argumentos aporofóbicos, xenofóbicos, heteronormativos, racistas y clasistas que reafirman el imaginario dañino del “país sin indios”, “el país de hijxs de inmigrantes europeos ̈, el país suavemente ondulado tanto social como geográficamente.

El candidato de la oposición Luis Lacalle Pou con ayuda de todos los partidos de la oposición ganó cuantitativamente, pero lejos de tener la aprobación de la mayoría, pues fue necesario que se plegaran a su candidatura los candidatos de partidos con poco voto y así de a 1%, 10% y tal, llegar a una suma que le permitiera técnicamente la presidencia.

Y así, mientras transitamos el COVID-19, pienso en Uruguay y su actualidad, te quiero contar, hermana, lo que pasa por acá:

*El 1º de marzo asumió el nuevo gobierno, el 13 comenzó la cuarentena y el distanciamiento social paralizando la vida social y económica del país. Una de las primera medidas del nuevo gobierno: subir tarifas públicas, bajando así el salario real y agudizando la desigualdad. En un solo dia de cuarentena más de 10.000 trabajadorxs fueron enviados a seguro de paro. Posicionando a Uruguay como el único país del mundo que toma esta medida en plena emergencia sanitaria.

*En lo que corría de año, hasta antes de la cuarentena se había registrado sólo un femicidio. En solo una semana de cuarentena, se registraron 4 femicidios y el presidente Luis Lacalle Pou declaró que los femicidios son un “efecto colateral lamentable” a las medidas de cuarentena y distanciamiento social, quitándole toda relevancia a la problemática desde la clara postura de nula preocupación.

La vicepresidenta, Beatriz Argimon, se dice feminista. Pero nada propuso ante la alarmante tasa de femicidios en Uruguay donde sólo en 2019 murieron 25 mujeres. El tema estuvo ausente en su campaña electoral, ausente cuando se filtró a la luz pública que un intendente de su partido otorgaba cargos a cambio de favores sexuales, ausente cuando la comisión de ética no pudo sesionar ni sancionarlo por que nunca se llegaba al quórum, ausente cuando la trataron de la puta del partido (literal) e incluso ahora durante este tiempo de emergencia y aislamiento cuando desde los feminismos reclamamos más control de esta situación, que sin duda, agrava la problemática.

*Al mismo tiempo que se disputaba la presidencia, la misma oposición fomentaba una campaña denominada Vivir sin miedo que entre otras cosas planteaba crear una Guardia Nacional con 2.000 militares para participar en la seguridad ciudadana junto a la Policía, permitir allanamientos nocturnos, negar la libertad anticipada a prisioneros culpables de determinados delitos y la pena de reclusión permanente revisable, y que juntó la inconmensurable suma de 405.000 votos en poco meses gracias al apoyo de los medios que jugaban sus cartas en la difusión de los problemas de seguridad pública, fomentando el miedo a la pobreza, la criminalización de los movimientos sociales y diseminando la sensación térmica de inseguridad, bajo la narrativa de que toda acción afirmativa, política focalizada o herramienta de reparación y reconocimiento es producto de mentes fanáticas que se autodiscriminan y que no entienden que las cosas de hace cincuenta años,cien años, ya no tienen importancia, ya sea hablar de desaparecidos en dictadura o de la esclavitud, esos asuntos deberían estar ya superados… les suena familiar, no?

Uno de los partidos que apoyaron al actual presidente, Cabildo Abierto es liderado por un ex Comandante en Jefe del Ejército Nacional y ha levantado mucho polvo en su corto tiempo de existencia. Este nuevo partido se formó a último momento antes de las elecciones nacionales y llegó a recaudar un 10% de los votos. Entre sus votantes y militantes fueron reconocidos varias figuras ligadas a la última dictadura militar uruguaya siendo ejemplo de esto su propio líder el ex comandante Guido Manini Ríos, a él lo acompañan ex líderes y figuras ligadas al movimiento neonazi montevideano, entre otros. Pero de esto, según sus declaraciones, él no estaba al tanto, y hasta se le colaron jóvenes neonazis vestidos con camisetas esvásticas en una foto sin que él se diera cuenta!!

*Y, a pesar de las promesas electorales para erradicar el flagelo de la inseguridad el mes de marzo recién pasado cerró con 3.203 delitos de violencia doméstica registrados, pero obvio, en sus discursos no estaban pensando en nosotras las mujeres y menos en las mujeres afro.


El poder ejecutivo entró al parlamento el pasado 23 de abril una ley de urgente consideración con más de 500 artículos

*En plena crisis sanitaria, el poder ejecutivo entró al parlamento el pasado 23 de abril una ley de urgente consideración con más de 500 artículos que durante la campaña electoral de 2019 NUNCA fue dada a conocer y recién en enero de este año, obviamente con la banda presidencial ya puesta, el gobierno comienza a mostrar. Esta ley entre otras cosas prevé autorizar la tenencia de armas a policías retirados y militares retirados que cumplan los criterios y evaluaciones psicológicas para el porte de armas.

Lo que no dicen es que en nuestro país la Ley de Armas vigente desde Diciembre 2016 reglamentó los pasos para la obtención de más seguimientos y controles y desde entonces, las renovaciones han sido muy pocas, lo que significa que en nuestro país hay muchas armas circulando sin autorización y en manos de gente que no se ha adherido a las evaluaciones psicológicas pertinentes. Esto es preocupante, y más aún si pensamos en que en un gran porcentaje de los femicidios registrados los femicidas son policías en funciones que utilizan su arma reglamentaria.

En lo que respecta a la seguridad, por ejemplo, se plantea una extensión del área de legítima defensa y aumento de pena para menores privados de libertad. Siendo las personas afro los detentores por excelencia de esa “apariencia delictiva” por ende el objetivo de persecución y represión, y como en el resto del mundo sobre representadas en el ámbito carcelario.

Esta ley tiene 90 días para ser votada y trastoca servicios esenciales como la educación , la salud (deja sin protección a las personas en situación de discapacidad, por ejemplo), la vivienda, el trabajo (restringe las medidas de huelga entre otras cosas)….

Respiro, pienso, respiro. Escribo, descargo. Y no, no me olvido que mientras intentamos pasar esta cuarentena con estrategias del día a día, a falta de cualquier certidumbre que posibilite proyección en nuestro accionar, el gobierno de turno mueve sus piezas para derribar todas y cada una de las conquistas de la sociedad civil. Conquista de derechos humanos y derechos civiles que pusieron a Uruguay en el podio progresista y que hoy se tambalean ante la reacción de los privilegiadxs de siempre, que aún detentan la posibilidad de dictar quién es ciudadanx, quién es humanx, quién merece poseer derechos, quién es necesario y quien es desechable.

Perdón por este título tan desalentador, pero de fantasías no se vive. La esperanza se construye y es fundamental estar organizadxs, comunicadxs y alerta. Tejiendo comunidad!


Fernando Olivera – Antropóloga Social. Especialista en Políticas Sociales. Integrante del Colectivo Mujeres y discapacidad. Docente universitaria Tallerista en afrodescendencia y derechos humanos.

Fuente: AfroFeminas | Uruguay


Comparte esta noticia...Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *