Nueva directiva de la AN apuesta a la inestabilidad democrática

DIEGO OLIVERA | Nuevamente la OEA apuesta al intervencionismo en Venezuela – Luego de las elecciones de diputados a la Asamblea Nacional (AN), donde la derecha venezolana logro la mayoría calificada, ocupando los cargos de la presidencia, eligiendo al diputado Henry Ramos Allup, como presidente de la Cámara. Luego de una artimaña, contra el diputado Julio Borges, que por consenso de Mayoría de diputados, de su Partido Primero de Justicia (PJ), sería el presidente de la Cámara, fue desplazado por una maniobra del partido Acción Democrática (AD) y Voluntad Popular (VP), permitieron que Ramos Allup, lograra su objetivo político.

De esta maniobra politiquera, se puede vislumbrar que la Unidad de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la unidad será efímera ante los apetitos políticos, de los distintos partidos, que en 15 años no habían logrado dirigir en Venezuela, ahora con la mayoría parlamentaria, comenzaron a confrontar los otros poderes del estado.

La nueva directiva aposto a una controversia con TSJ

La primera controversia fue con el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que en las elecciones del 6 de diciembre del 2015, había impugnado a 3 candidatos a diputados de la oposición y uno del PSUV-GPP, por compra de votos. Ante esta decisión el diputado Ramos Allup, decidió juramentar a los 3 impugnados, con una visión prepotente, desconociendo las atribuciones del TSJ, creando un vacío de poder, ya que ellos se pusieron al margen de la constitución, luego ratificaron esta acción y los mismos candidatos a diputados, se pusieron a recaudo de la justicia.

Esta explicación media larga, pero lo queríamos señalar, es que la directiva de la MUD, ha concebido al poder legislativo, como por encima de los otros poderes, cuestionando a los magistrados, atacando a la Fuerzas Armadas, porque no aceptaron el pedido de Allup, de intervenir militarmente en TSJ y dar un golpe de facto. Lo mismo es definir que la AN, en seis meses sacara al presidente Nicolas Maduro del gobierno, sin definir como lo harán, porque si es un referéndum revocatorio, es potestad de TSJ y el Consejo Nacional Electoral (CNE), porque la AN, solo puede pedir su salida, por problemas de salud o demencia, y por un juicio por manejos fraudulentos, hechos que ameritan una investigación.

El reciente mensaje del presidente Maduro a la nación, sobre su gestión en el 2015, fue presentada en el Hemiciclo legislativo, destacándose el llamado a trabajar juntos, el Ejecutivo y la AN, acto apoyado por Ramos Allup, pero al término de la alocución presidencial, volvió a romper el protocolo o la orden del día, para volver al debate de las diferencias. Pero nunca hablo de un mea culpa, como nunca hubiera ejecutado el golpe de estado del 2002, el paro empresarial-petrolero, como las acciones de calle (guarimbas) con decenas de víctimas, ni tampoco analizo que la crisis económica, tiene dos vectores, los errores del modelo agro- alimentario, la dependencia del petróleo, pero también el papel de las empresas privadas, como la Polar y los Supermercados, especularon con el acaparamiento, el contrabando y el uso del dólar negro, que solo existían en mercados de valores en Colombia y Miami, Dólar Today es el mayor especulador.

Nuevamente la OEA apuesta al intervencionismo en Venezuela

Nuevamente un funcionario latinoamericano, ha puesto su trabajo a la orden del gobierno de EEUU, la Organización de Estados Americanos (OEA), ha sido el mecanismo de esta nación, para realizar intervenciones y golpes de estados, con la anuencia del coloso del norte. Siglos de atropellos, han mercado las relaciones con las naciones latinoamericanas, ceñidas a los abusos y vetos, pero lo más triste son los papeles que juegan, los secretarios como José Miguel Insulza, del Partido Socialista de Allende, que fue consecuente enemigo del proceso venezolano, como de los acuerdos de integración en el Continente.

Ahora el uruguayo Luis Almagro, nuevo Secretario de la OEA, miembro del Frente Amplio de Uruguay, y del MPP, ha vendido su alma al diablo y hasta ha sido despreciado por el expresidente uruguayo “pepe” Mujica, entre otros dirigentes de izquierda uruguayos.

Ahora este cancerbero de la diplomacia gringa, vuelve a atacar a Venezuela, pero nunca se refirió a la elecciones del 6 de diciembre 2015, donde la MUD gano ampliamente, tanto que ataco y critico a CNE, no tuvo la valentía para decir me equivoque. Porque es consciente de su papel de enemigo, del modelo democrático de la constitución bolivariana.

Ahora saca su verborragia para atacar a las instituciones venezolanas, al afirmar recientemente que “La Sala electoral en su aplicación jurídica hace retroceder dramáticamente el derecho al siglo XIX, lo aseguró el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en una carta enviada al presidente Nicolás Maduro, con motivo de la sentencia que declara en desacato a la Asamblea Nacional”.

A lo que agrego “Cuando un poder, se confiere a sí mismo condiciones para controlar, incidir, decidir, anular o manipular las competencias o facultades del Estado, la situación más allá de ser preocupante, pone en riesgo el equilibrio de poderes del Estado”, en esta parte se ve claramente, su desconocimiento de la constitución venezolana, de la separación de poderes y su autonomía y jurisprudencia, por eso cuando era Canciller de Mujica, firmo un acuerdo con el TIZA, sin tener aval del Congreso uruguayo, ni la plenaria del FA máxima instancia de decisiones.

Respuesta del representante de Venezuela ante la OEA

El Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la OEA, Bernardo Álvarez, respondió a la carta que en términos injerencistas hacia el país, dirigió públicamente al presidente Nicolás Maduro el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, el 12 de enero de 2016 a propósito de la situación generada por la juramentación ilegal de 3 ciudadanos como diputados el 6 de enero en la Asamblea Nacional.

En la misiva, fechada en Washington este jueves 14 de enero, Álvarez cuestionó la facultad que alegó Almagro para proceder como lo hizo toda vez que “el mayor nivel jerárquico es de los Ministros y Ministras de Relaciones Exteriores” del organismo, por lo que su “iniciativa” “se encuentra al margen del texto constitutivo de la OEA”. Luego de acusarlo de actuar “sin diplomacia y con imprudencia”, le manifiesta que “alimenta sectores extremistas interesados en desestabilizar” a Venezuela.

“Esto no es nuevo para nosotros. De igual manera procedió, con la carta que dirigió a la Presidenta del Poder Electoral, Tibisay Lucena, para descalificar nuestro sistema electoral, llegando irresponsablemente a denunciar que no había garantías para el ejercicio de los comicios del 6 de diciembre”, le señala posteriormente Álvarez.

El grueso del documento es empleado por Álvarez para desmontar, jurídicamente, los ataques del uruguayo contra el sistema legal venezolano que entre otras cosas se sustenta en una democracia que “no es solo representativa” sino que “es además participativa y protagónica. Finalmente, le solicita “que en reconocimiento del derecho a réplica, sea esta carta de respuesta publicada en la página oficial de la OEA, con el mismo tratamiento, que su carta al Presidente Nicolás Maduro”.

Estos hechos ponen al desnudo el papel de la OEA, como una corte del imperio, al mejor estilo de la América dominada por España, en las leyes colonialista, hoy los mensajes de Almagro a Venezuela, sus acciones en la frontera de Colombia, como su injerencia entre Haití y Santo Domingo, para crear un solo país, muestran su incapacidad diplomática, nunca ha venido a Venezuela, solo se esconde bajo la corte de Obama, como ser del nuevo mandatario de EEUU, que le pondrá la nuevas normativas, a su no mandato.

 

DIEGO OLIVERA

Venezuela

diegojolivera@gmail.com

Publicación Barómetro 21-01-16

Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores

Comparte esta noticia...Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *